Tag Archives: Yoshinari Matsushita

Yoshinari Matsushita

28 May

Hoy es uno de esos días en los que te sientes como una mierda.

El destino ha querido que esta tarde, cuando aún no se sabía si se iban a celebrar los entrenos del día, Vanessa y yo paseáramos por el paddock A. Allí, en la carpa del equipo TYCO Suzuki, hemos visto a Yoshinari Matsushita, enfundado en su radiante traje de cuero, y haciéndose una sesión de fotos con varios fotógrafos japoneses.

No había demasiada expectación, tan solo Vanessa, yo, y un par de ingleses de mediana edad. La puerta estaba cerrada, y los cuatro mirábamos por el cristal. Ninguno de los cuatro sabíamos a ciencia cierta cual era el nombre del piloto, pero teníamos curiosidad porque los cuatro fotógrafos japoneses no paraban de flashearle con sus cámaras.

Cuando uno de los mecánicos del equipo TYCO ha salido, le hemos preguntado y nos ha dicho: “He’s Matsuta or Matsita, something similar”… ahí es cuando he caído en que se trataba del piloto japonés.

Hoy era un día grande para él. Por fin había conseguido un contrato con un equipo puntero del Tourist Trophy. El equipo TAS Suzuki lo había fichado como tercer piloto para la categoría de supersport, por detrás de su buque insígnia Guy Martin, y el newcomer más rápido de todos los tiempos, Josh Brookes. Se le veía esa cara de felicidad, esa cara de tener por delante uno de los retos más importantes de su carrera, y eso que ya tenía 43 años.

Le he grabado fugazmente con mi cámara, pero el cristal de la puerta hacía reflejo, y además los fotógrafos japoneses del interior, se ponían delante de mi objetivo, haciendo que mi plano fuera bastante defectuoso. Así que he decidido guardar la cámara.

Vanessa le ha hecho un par de fotos, también desde fuera, y ha tenido el mismo problema con el cristal. Yoshinari la ha mirado, y le ha dedicado una sonrisa como diciendo… “si fuera por mi, te dejaba entrar para hacer la foto”.

 

IMG_0186 IMG_0187

 

A esa hora de la tarde, la organización aún no había decidido si se celebrarían los entrenos, porque durante toda la noche y durante toda la mañana no ha parado de llover. En el paddock ya había arreciado, pero se comentaba entre los pilotos que en la zona de la montaña seguía lloviendo, y además la niebla hacía acto de presencia.

Sin saber aún a qué curva iríamos en caso de que se celebraran los entrenos, con Vanessa nos hemos ido a Fairy Bridge, y allí hemos hecho el primer stand up del día. En cuanto hemos acabado, a las 17h45, hemos llamado a Tim, que nos ha confirmado que, efectivamente, si que habrían entrenos.

Le he notado preocupado, porque no paraba de preguntarme si en la zona en la que estábamos el alquitrán estaba seco. Le he dicho que si, aunque mi respuesta no le ha aliviado demasiado. Nuestra intención era ir a Ballagarey, otra espinita clavada que tengo, junto con Ballacrye, ya que el año pasado no pude visitarlas. Las carreteras cerraban a las 18h00, y había bastante tráfico, así que antes de “cagarla” y quedarnos a medio camino, hemos decidido asegurar el tanto, y quedarnos en Quarter Bridge, donde el año pasado me salieron unos buenos planos.

Hemos vuelto a llamar a Tim para decirle que habíamos cambiado de destino, y que el alquitrán estaba casi seco por el medio, y un poco húmedo fuera de la trazada (aunque digamos que en Quarter Bridge no hay una trazada demasiado clara, a diferencia de lo que pasa en los circuitos cortos).

En Quarter bridge he podido colocar mis dos cámaras, y Vanessa se ha buscado la vida en otro ángulo. Allí he vuelto a ver pasar a Matsushita que, no es por nada, iba mucho más fino que su compañero de equipo y sensación de este TT, el Newcomer Josh Brookes. Precisamente Brookes se ha pasado de frenada justo delante de mi cámara de velocidad superlenta, y un poco más y… bueno.

Cuando he visto pasar por segunda vez a Matsushita, he conseguido un buen plano con la cámara superlenta… quien me iba a decir a mi, que no más de 8 minutos después, en el salto de Ballacrye, iba a perder la vida.

En el TT te enteras de las cosas por las banderas de los marshalls. He visto de todos los colores, pero la más frecuente es la bandera amarilla. Hoy han sacado la roja directamente, y eso nunca puede ser bueno. En los altavoces instalados en las farolas de Quarter Bridge, donde la Manx Radio suena a todo volumen, he podido entender, con mi limitado inglés, que algo había pasado en Ballacrye, pero no mucho más.

Después de un cuarto de hora de espera, y al ver que no pasaba ninguna moto, he llamado a Tim con la esperanza de que respondiera normalmente, y así ha sido, con lo que me he quitado un gran peso de encima. Me ha comentado que ha ido muy tranquilo con la MV, que había sentido que hoy no era su día, y que además había tenido muchos problemas con la parte delantera de la moto, con excesivos wheelies y muchos movimientos en el manillar. Al acabar la primera vuelta ha entrado directamente al box. Este chico tiene la cabeza muy bien amueblada.

Ya me lo demostró en la Northwest 200... cuando decidió no participar en supersport 2 después de haber dado la vuelta de calentamiento. Diez minutos después, la organización decidió suspender esa carrera, y el resto de carreras programadas en esa jornada. Hoy, lo mismo… ha entrado a boxes cuando muchos han continuado, y un cuarto de hora después, bandera roja… y drama en Ballacrye.

No ha sido hasta que hemos llegado al paddock, que gracias al wifi hemos podido leer el facebook de Abelardo Rendo (gracias tío!), y nos hemos enterado de que el accidente de Ballacrye se había saldado con la muerte de Matsushita. Uffff… escalofríos por todo el cuerpo, y Vanessa en silencio sepulcral.

Hemos cenado en la tienda con el resto de miembros del equipo, a oscuras porqué hoy ha habido un problema eléctrico en algunas tomas de corriente del paddock, y alli hemos intentado digerir tanto la cena como la mala notícia. Después nos han visitado después dos chicos franceses que compiten en sidecar.

Es curioso como notícias de esta magnitud afectan por igual a los que vivimos en el paddock. No sé como explicarlo en palabras, pero estos accidentes desnudan a las personas, las hacen vulnerables y parece que se necesite estar rodeado de más gente para poder superarlo y ayudarse entre sí.

He creído conveniente hacer un stand up por la noche, después de cenar, desde la tienda del equipo TYCO Suzuki… la misma en la que esta tarde habíamos visto a Matsushita. Ha sido para mi una manera de despedirle, de decirle, allí donde esté, que aunque no nos conociéramos, me acordaría de él.

Vanessa, al acabar yo mi parlamento, ha empezado a llorar desconsoladamente… y ahí si que me he hundido. La he abrazado, y le he pedido por favor que no llorara. Ella, entre sollozos, me ha empezado a hablar de la mujer de Matsushita… Yo ni la había visto, pero resulta que cuando le estaban haciendo la sesión fotográfica a Yoshinari esta tarde, Vanessa se ha fijado en una mujer asiática muy guapa, que estaba al fondo del box. Vanessa me ha dicho que esa mujer debía estar pasando el peor momento de toda su vida, muy lejos de su casa, y habiendo perdido a la persona a la que más quería en este mundo.

No la he podido consolar, y al escribir esto… se me están saltando las lágrimas a mi.

DESCANSA EN PAZ, YOSHINARI!